Marino Muñoz: "Hay que atender al grupo primario, la familia, para evitar que se produzcan recaídas"

El libro "La familia del adicto", de Marino Muñoz, se presenta mañana, a las 18, en el Teatro Municipal de la Ciudad, avenida Paraguay 1240. El escritor y conferencista -estudió en Centro PsicoSocial Argentino, y se ha especializado en Consumos Problemáticos y Adicciones- visitó la redacción de El Tribuno para contarnos sobre la publicación y el tema que aborda. "La línea de comunicaciones es 3874817474, allí se pueden anotar porque hay un cupo limitado", dijo. La actividad es gratuita fue declarada de interés municipal. "Está dirigida a todo público, especialmente para los padres, porque atendemos el tema de la familia", señaló Muñoz. El especialista llegó a Salta en 1984. "Yo soy de Tucumán, pero mi esposa y mis hijos son salteños; de modo que soy 'nacionalizado salteño' (risas)", contó, y agregó: "Por la experiencia de escribir otro libro sobre liderazgo, me invitaron a trabajar en la Patagonia. Estuve allí por 25 años y en diciembre del 2021 volvimos con la familia a Salta para quedarnos. Y estamos desarrollando actividades sobre adicciones con enfoques nuevos para la problemática; no lo que se conoce como granjas o comunidades terapéuticas, sino desde el grupo familiar".

Hace tiempo que trabaja con el tema de las adicciones...

Sí, iniciamos en el 2003 con una fundación de rehabilitación y contención social en la Patagonia, en Chubut, y en el 2015 propusimos a la Municipalidad hacer escuelas para padres para atender la problemática de la adicción desde la familia. Entonces, armamos escuelas para padres y hasta diciembre del 2021 estuve a cargo de esa escuela en el sur, y eso nos dio un amplio conocimiento de campo, porque a veces los libros se terminan quemando porque la problemática cambia, evoluciona, la edad de los inicios en las adicciones cada vez es menor, estamos hablando de entre los 9 y 10 años con la droga, con la cerveza y el cigarrillo como el inicio. Entonces al atender esta problemática nos permitió editar un libro con testimonios, con bases científicas y presentarlo en la feria del libro.

¿Qué es una escuela para padres?

Es darle herramientas a los padres para que ellos cumplan el rol de prevención y contención. Me explico, la Organización Mundial de la Salud dice que hay un 69% de recaídas en las adicciones. Es realmente un fracaso que lo compartimos distintas disciplinas; por ejemplo la medicina, la toxicología, la sociología, la psicología, la psiquiatría... son campos disciplinares que están investigando acerca de la problemática de las adicciones, pero es tan difícil la ecuación porque se desarrolla en el campo social, en el campo vincular, en el campo químico en el cerebro; es decir, incluye muchas miradas y con todo esto no se puede dar todavía con una remisión de la patología que sea sostenible en el tiempo, y no haya tan abultado porcentaje de recaídas. En ese contexto, la familia resulta ser originalmente de donde el individuo se nutre para poder estructurar su personalidad; estamos hablando de niños y adolescentes y la familia es el grupo primario y allí reciben los aportes esenciales para mantener una autoestima alta, sana para poder tomar decisiones correctas en la vida, y para que las situaciones más dolorosas que les toque pasar pueda resolverlas no en el escape de alguna adicción o conductas compulsivas, sino afrontando y resolviendo esos problemas. Ahora, cuando tenemos la experiencia -y esto es difícil- porque tenemos centros de rehabilitación, comunidades terapéuticas, granjas de rehabilitación... las personas van, se desintoxican por un tiempo, pero cuando vuelven al grupo primario allí se produce la recaída. Entonces hay que atender el grupo primario, que es la familia, para que haga una buena tarea.

Me decía las edades de inicio del consumo…

Lamentablemente, tenemos una edad muy baja de inicio en el consumo de cerveza, por ejemplo, de los 9 a los 10 años, y de cigarrillo también, por supuesto.

¿Esa es una entrada a otro tipo de consumos?

Claro. Hay tres maneras de usar las sustancias, una de ellas para curar. Todos sabemos que la ciencia avanzó mucho y nos permite la salud; la otra es para el festejo, la cuestión social, y la tercera es para "volarse la cabeza". Esa es la parte problemática de lo que nosotros atendemos... por qué los individuos necesitan volarse la cabeza, por qué necesitan salir de la realidad con la droga. Porque la realidad es muy difícil, allí hay abandono, violencia, violaciones, abusos... hay distintos tipos de agresiones. Estamos diciendo que, mientras más se complejiza la sociedad, las personas con estas situaciones dolorosas que no puede resolver se "vuelvan la cabeza" (entre comillas) con sustancias y hay que añadir a eso el aumento de las conductas compulsivas; por ejemplo, ir a la heladera 

frecuentemente es una conducta compulsiva, estamos hablando de bulimia y anorexia, que son trastornos de la alimentación, estamos hablando de la gente que sale, por ejemplo, de algún consumo de alguna sustancia y va al gimnasio, puede encontrar que -si no ha cambiado su estado interno- se produzca una adicción al gimnasio, que se llama vigorexia. Es decir, no ha cambiado el patrón de conducta porque sigue siendo compulsiva, pero lo hace en otro ámbito, siendo también dañino para la salud, porque el ejercicio físico es espectacular, pero cuando sobrepasamos los límites del cuerpo se transforma en algo nocivo. También tenemos la adicción al celular, a internet, a la televisión… a otros consumos…

 

"Hay tres maneras de usar las sustancias, una de ellas para curar; otra es para el festejo, la cuestión social, y la tercera es para 'volarse la cabeza'".

 

 

¿Qué rol juegan las escuelas, los clubes en la lucha contra estos males?

Son centros muy importantes, hay que apuntalar esas instituciones porque allí reciben contención, allí reciben un lugar donde pueden expresar su gran bagaje de energía porque el joven, el adolescente, tiene mucha dinámica y eso tiene que entrar en acción; si eso cae en el ocio y en el aburrimiento, suele ser a veces muy nocivo. Las instituciones como la escuela, y los chicos deben estar escolarizados, son muy importantes. No obstante, ahora estoy hablando con distintas instituciones porque quieren que vaya a tratar el tema de prevención en horarios extracurriculares en las escuelas, y el añadido de esto es que los padres también participan de estas charlas; entonces, es muy interesante lo que está ocurriendo en el ámbito de la escuela y esto se va a trasladar a los clubes, a los distintos grupos humanos que nuclea alguna ONG, por ejemplo.

¿Hay estadísticas de referencia las adicciones?

Hay cifras muy cambiantes, pero estamos hablando de que un 60% de los adolescentes ya ha pasado por alguna experiencia de probar al menos alguna sustancia, y que eso se torne un después un consumo problemático, que es la antesala a la dependencia. El consumo problemático es cuando ocasionalmente la gente sale el fin de semana y toma, y no toma durante la semana, pero a la semana vuelve a repetir esa acción, y se transforma en un consumo problemático. Evidentemente, después en el organismo empieza esta combinación que nuestro cerebro actúa ante las sustancias y entonces termina pidiendo ese consumo porque hay un sistema de recompensa cerebral, un sistema químico... Y se vuelve a consumir y se produce lo que se conoce primero como tolerancia, y ya una latita de cerveza no basta, necesitamos dos o tres o cuatro... y ahí empezamos el proceso de la dependencia, la droga-dependencia está ya en esa fase.

 

"A veces los libros se terminan quemando porque la problemática cambia, evoluciona, la edad de los inicios en las adicciones cada vez es menor".

 

En cuanto a las drogas, ¿cuáles son las que se consumen con mayor frecuencia?

Las drogas por excelencia -y las más dañinas y las que están socialmente aceptadas y tienen consumo masivo- son el alcohol y el cigarrillo. Y en el libro abordo el tema del consumo de cigarrillos, porque realmente es letal y totalmente nocivo. Y el alcohol... todos sabemos lo peligroso que resulta para a la persona que consume y también para la vida social, porque una persona alcoholizada al volante es un problema. Pero hay que decir que ya no importan las sustancias, es decir, no importan las drogas que nosotros conocemos, porque cuando no se tienen esas sustancias hay combinaciones... las personas intentan muchas formas de drogarse. Por ejemplo, nos ha tocado atender casos graves de acompañar a personas que fueron llevadas al hospital porque mezclaron cerveza con lavandina, porque la cerveza sola ya no le alcanza, entonces tiene que tener un plus. Imagínese, eso crea un problema muy serio y puede provocar la muerte por hemorragias internas. Una madre descubrió a su hijo con 14 envases de desodorante vacíos debajo de su cama, porque eso va a la nariz al inhalar. ¿Cómo hacemos para prohibir todo ese tipo de productos que son masivos? Las sustancias ya no son una dificultad porque hay una serie de combinaciones que los chicos con "mucha creatividad" logran hacer y que son extremadamente peligrosas. No obstante, hay una tendencia mundial a aprobar la marihuana, y darle uso medicinal y, colateralmente, el uso recreativo. Esa apertura hace que los chicos piensen que no es nocivo, que no es dañino, y hay muchísimas muestras que realmente la marihuana produce efectos a largo plazo muy serios en el cerebro, por ejemplo, porque no mata las neuronas directamente sino mata la conexión que es el axón de la neurona que la conecta con otras, y eso es lo que se daña y entonces hay unas limitaciones muy importantes después en lo físico y en lo cognitivo.

El foco estaría no tanto las sustancias sino en la persona y sus vínculos...

Yo diría que está en el vínculo intrafamiliar y en cómo resolver esos problemas, porque, normalmente, lo que nos pasa con el papá, con la mamá con los hermanos... eso si no se resuelve se arrastra durante toda la vida. Entonces, hay que atender eso para que pueda tener una buena resolución, digamos. Qué puede hacer una familia para, por ejemplo, mejorar la comunicación y ese es un gran paso a resolver. Y no es un dato menor. Adicción etimológicamente significa la imposibilidad de decir. Dicción es la capacidad de hablar; a-dicción es la incapacidad, la imposibilidad de comunicar lo importante.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de vida-y-tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...