Cruces por ataques a la planta de Zaporiyia

El foco de la guerra entre Rusia y Ucrania se trasladó a la central nuclear de Zaporiyia, que se ha convertido en el último punto álgido del conflicto, ya que Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de realizar bombardeos a la planta.

Rusia acusó ayer a Kiev de intentar "tomar a Europa como rehén" al bombardear la central nuclear de Zaporiyia.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo que quiere que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que encabeza el argentino Rafael Grossi, visite la planta, la mayor instalación nuclear de Europa, pero que Kiev está bloqueando esa posibilidad.

"Están tomando como rehén a toda Europa y no se oponen a incendiarla por el bien de sus ídolos nazis", dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajárova.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, advirtió además que el bombardeo es "potencialmente peligroso en extremo y podría tener consecuencias catastróficas para una vasta zona, incluyendo el territorio europeo".

La central se encuentra en territorio controlado por Rusia, pero el funcionamiento sigue a cargo del personal ucraniano.

Moscú dice que ha hecho todo lo posible para facilitar la visita del OIEA, pero asegura que Kiev lo impide.

Ucrania, por su parte, calificó como un "total despropósito" las alegaciones rusas de que haya bombardeando la central y pidió el envío de una misión de expertos antes de finales de agosto.

El embajador ucraniano ante el ente, Yevhenii Tsymbaliuk, reconoció que la situación en la planta nuclear "no tiene buena pinta"y advirtió de un "potencial desastre".

Zajárova, la portavoz rusa, también cuestionó a la comunidad internacional por negarse a criticar a Kiev por los ataques. "Los dirigentes de la ONU y del OIEA no se atreven a nombrar de forma directa el origen de la amenaza. Están demostrando su falta de voluntad para señalar a Kiev", afirmó.

Rumania pide comprar pastillas de yodo 

El ministro de Sanidad de Rumania, Alexandru Rafila, le pidió ayer a la población menor de 40 años que se aprovisione "lo más rápido posible" de pastillas de yodo, ante el riesgo de un desastre nuclear en la vecina Ucrania.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) advirtió el sábado del riesgo de "desastre nuclear" en la planta ucraniana de Zaporiyia, ocupada por Rusia desde marzo, después de que instalación fuera objeto de un bombardeo cuya autoría se achacan mutuamente las fuerzas rusas y ucranianas.

Esta planta, la más grande de Europa, está ubicada en una región a 700 kilómetros de la frontera con Rumanía.

El ministro pidió que los menores de 40 años "se presenten lo más rápido posible ante el médico de familia en el que deben recibir la prescripción".

El Ministerio de Sanidad ha habilitado 2.500 farmacias para que los menores de 40 años -los más expuestos a desarrollar cáncer y lesiones en la tiroides debido a la radiación- puedan adquirir de forma gratuita las pastillas.

Tras el comienzo del conflicto, el Gobierno rumano ordenó a su industria farmacéutica redoblar la producción de pastillas de yodo ante la posibilidad de un accidente nuclear.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...