River Plate goleó anoche de local a Newell’s Old Boys por 4 a 1, en el marco de la 13ra. fecha de la Liga Profesional de Fútbol, y se sumó al lote de equipos que marchan en el cuarto puesto, todos expectantes y a siete puntos del líder, Atlético Tucumán.
Pablo Solari, la figura, abrió y amplió la cuenta con sus primeros dos goles en River y completaron Javier Pinola y Matías Suárez. Pablo Pérez había anotado el descuento para el conjunto rosarino.
El partido se jugó en el estadio Monumental ante una multitud y contó con el arbitraje de Fernando Echenique.

El equipo de Núñez alcanzó las 21 unidades y comparte el cuarto puesto con Patronato de Paraná, Godoy Cruz de Mendoza, Platense y Unión .
River tuvo el control de la pelota y el dominio territorial desde el inicio del partido, pero hasta que alcanzó la apertura del marcador volvió a ser el equipo confundido de los últimos tiempos: sin sorpresa, sin triangulaciones, sin la profundidad de los desbordes.

Ante un Newell’s dedicado casi exclusivamente a defenderse, el equipo de Marcelo Gallardo apenas generó dos aproximaciones de cierto riesgo.
Pero River, en la escasez o en la búsqueda de reencontrar su camino, aprendió a vivir de ráfagas. 

El primero fue a los 29m, con un remate que se desvió en Vangioni y descolocó a Morales; y el segundo cuatro minutos más tarde, a los 33m, con un lindo tiro cruzado de derecha a izquierda.
Newell’s, cuya gran inicio de torneo es apenas un recuerdo, se quedó sin respuestas y sin Vangioni, que se lesionó antes del descanso. Rotura del tendón de Aquiles.
River pudo aumentar apenas iniciado el complemento con un remate de Quintero, tras un error de Morales, que se fue desviado; y Newell’s recién respondió a los 15m, con una entrada por la izquierda de Luciano, libre de marca y ante una defensa dormida, que definió con un disparo desviado.

Pasaba poco en el partido. River no generaba pero manejaba el clima con la tranquilidad del resultado. Hasta que Newell’s descontó a los 19m: Armani tapó una entrada de Funez y Pablo Pérez, que había entrado antes del final de la primera etapa y al que el estadio entero le recordó su pasado en Boca Juniors, tomó el rebote y cabeceó al descuento. El espectáculo revivió.
El visitante fue con entusiasmo y creó un par de situaciones de riesgo. Y River respondió, otra vez, con contundencia: Pinola, que fue titular por una lesión a último momento del chileno Paulo Díaz, ganó en el salto en un córner y también de cabeza puso el 3 a 1.

Newell’s sintió el impacto. Pero quedaba la frutilla del postre: Matías Suárez, que venía de darle la victoria a River en el clásico con Independiente, entró por De la Cruz a los 32m y a los 35m puso el 4 a 1 final.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...