Al final, River Plate se quedó sin festejo frente a Vélez en Liniers

River Plate lo ganaba hasta el segundo minuto de descuento, cuando defendía la magra ventaja conseguida en el primer tiempo metido en su propia área, pero este Vélez Sarsfield de buenas sensaciones cada vez que lo enfrenta, como en los recientes octavos de final de la Copa Libertadores, se lo empató 2-2 y permitió que la noche de Liniers volviera a ser dulce para los locales y amarga para los de Núñez. El partido tenía su antecedente inmediato feliz para Vélez y triste para River, por la fresca reminiscencia copera en la que los de Liniers acaban de eliminar a los de Núñez en octavos de final de la Libertadores.
Un Gallardo que por el reciente fallecimiento del abuelo de Héctor David Martínez decidió reflotar una zaga central que tantas satisfacciones le dio a él en particular y a River en general: Jonatan Maidana y Javier Pinola. La vuelta de este último, con 39 años, forzada por el hecho mencionado, le deparó sin embargo buenos resultados al millonario, porque Pinola tuvo una eficiente labor en el centro de la zaga, sobre todo cuando merodeó por allí su excompañero Lucas Pratto.
En el transcurrir del juego Santiago Simón se fue por derecha y lanzó un centro bajo y preciso al centro del área chica para que Lucas Beltrán, entrando sin marca, convirtiera su primer tanto desde que regresó de Colón de Santa Fe.
Vélez siguió apelando a un juego más directo que el de River y dispuso de un par de situaciones para empatar. Walter Bou recibió una falta de Franco Armani y se hizo cargo del penal, logrando la paridad.
Los dos ya habían sentido el olor a la sangre y fueron por todo, en realidad como habían empezado, y apenas 10 minutos más tarde hubo otra buena combinación ofensiva del visitante que terminó con otra asistencia de Simón para Nicolás De la Cruz, que el uruguayo resolvió con una volea de derecha contra el palo izquierdo de Lucas Hoyos.
En las decisiones de uno u otro prevaleció Vélez, que terminó metiendo literalmente a River contra su arco, hasta terminar defendiéndose, extrañamente porque no es natural verlo al millonario allí, dentro de su propia área. Y de tanto mover la pelota el conjunto dirigido por el uruguayo Alexander Medina llegó a la merecida paridad cuando ya se habían superado los 90 minutos a través de Abiel Osorio, que no había podido anotar en la serie de octavos de final de la Libertadores y esta vez se tomó revancha empujando al gol dentro del área chica tras una buena gestión personal por derecha de Nicolás Garayalde. 
Luego de que River acariciara el triunfo, la celebración finalmente fue toda de Vélez, por lo postrero de la igualdad.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...