Alerta por mujeres manipuladas y utilizadas para el tráfico de cocaína

La utilización de mujeres en organizaciones narcocriminales sigue siendo una constante en ese oscuro e impune mundo. No importa las edades, muchas veces lo trascendental es la situación de vulnerabilidad que atraviesan, apremiadas por un sistema que las sigue marginando deciden involucrarse en ese oscuro universo.

De los últimos operativos antinarcóticos al menos once personas fueron descubiertas, seis mujeres pertenecían a una organización que fue desbaratada, según el Área de Atención Inicial de la Unidad Fiscal Salta. Uno de los casos que llamaron la atención de la opinión pública es el de la mujer de 32 años hallada sin vida y con 78 cápsulas a un costado de la ruta provincial 26, en Salta capital.

Un hecho que a prima facie parecía ser un femicidio tuvo un giro de 180 grados a tal punto que además de la intervención de la fiscal Mónica Poma, especializada en femicidios, intervino el fuero federal con la Procuraduría de Narcocriminalidad NOA (Procunar), a cargo del fiscal general Eduardo Villalba. Una investigación en conjunto entre ambos fueros que permite el nuevo Código Procesal Penal Federal (CPPF).

Se trató de una semana candente por los diversos casos de narcotráfico registrados en la provincia.

Once personas fueron detenidas e imputadas por la Unidad Fiscal Federal Salta, además secuestraron más de 53 kilos de cocaína. De los hechos registrados uno arrojó el de seis mujeres detenidas en el puesto de control El Naranjo, sobre la ruta nacional 34, en Rosario de la Frontera.

El viernes la fiscal subrogante Paula Gallo, en representación del Ministerio Público Fiscal, dirigió la imputación penal contra las seis mujeres, todas ellas oriundas de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Ante la jueza federal de Garantías 2, Mariela Giménez, la fiscal informó que la detención de las acusadas se produjo el jueves a las 3.30, cuando el micro en el que viajaban fue detenido para un control de rutina, instancias en que se advirtieron ciertas irregularidades, nerviosismo y movimientos sospechosos por parte de algunas de las imputadas.

Al chequear la documentación que las acusadas presentaron los investigadores observaron que ninguna había ingresado al país por un paso habilitado, por otra parte no llevaban bolsos con ropa dado que iban a bordo de un tour de compras. Esto sumado a los nervios que exteriorizaban mientras señalaron que viajaban desde Orán hacia Buenos Aires para visitar a un pariente.

Personal del Escuadrón 45 de Gendarmería Nacional realizó la requisa de las mujeres y se estableció que cinco de ellas llevaban, cada una cuatro paquetes de droga, ya sea dentro de bolso de mano, oculto en zapatillas y sandalias o adosado en distintas partes del cuerpo. A medida que se realizaba la requisa, algunas reconocieron que también transportaban droga. Dos, fueron más allá y apuntaron a una sexta pasajera como la persona que había organizado la operación, la que quedó detenida.

Madres solteras, jefas de hogar y bajos recursos

Entre sus argumentos, la fiscal resaltó el flagelo del narcotráfico y, en especial, la utilización de la mujer como instrumento en la cadena de tráfico, valiéndose para ello del estado de vulnerabilidad de las mismas, pues entre las detenidas hay madres solteras, jefas de hogar, sin suficiente instrucción y de bajos recursos económicos.
Esta selección -agregó- es decidida de manera deliberada por los cabecillas de las organizaciones narcocriminales, y sucede a diario en la zona de frontera, siendo uno de los canales más usuales para la ejecución del tráfico, los tours de compras, compuesto, por lo general de mujeres.
En tal sentido, cabe mencionar, que el 16 de junio, a la madrugada personal de Gendarmería, también en el puesto de control de El Naranjo, detuvo a otras dos mujeres que viajaban de Orán a Mendoza en un tour de compras, quienes llevaban poco más de 3.200 kilogramos de cocaína, adosada al cuerpo.
Las dos mujeres imputadas, una de ellas de nacionalidad boliviana, quedaron al descubierto en un control de documentación, circunstancias en que se detectó que una de ellas viajaba con un documento ajeno, mientras que la otra se puso en evidencia al ponerse nerviosa y exteriorizar movimientos extraños en las partes íntimas de su cuerpo, donde llevaba la droga.
Con estas evidencias, y otras más reunidas por la fiscalía, se formalizó la acusación penal para ambas por el delito de transporte de droga, mientras que a una de ellas se le sumó la imputación de uso de documento ajeno, calificaciones que fueron receptadas por el magistrado. La imputación penal se realizó ante el juez federal de Garantías Nº 1 Julio Bavio, quien hizo lugar a la formalización de la investigación.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...