La energía geotérmica: otra alternativa sustentable en Salta

A lo largo de toda la Cordillera de los Andes existe un alto potencial geotérmico a partir de la existencia de volcanes con magma en profundidad. Esta actividad del vulcanismo es aprovechada en ciertas regiones del planeta para la generación de energía eléctrica a través de turbinas que se mueven por la presión y la temperatura del agua que despiden estas manifestaciones geológicas.

Con una cuidadosa impronta académica, la doctora Agostina Chiodi, especialista en Geoquímica de Fluidos en Sistemas Geotermales de la Unsa, explica cómo funciona este mecanismo natural y de qué forma se lo aprovecha: “Para que exista un sistema geotermal necesitamos una superficie en profundidad; una roca permeable capaz de almacenar fluidos, es decir un acuífero. También necesitamos una roca impermeable que actúe como sello de ese acuífero que se recarga a través de filtraciones superiores. Luego, una anomalía de calor que caliente todo ese sistema” resume Chiodi.

Esas condiciones están presentes prácticamente a lo largo de todo el cordón montañoso de los Andes, aunque también en otras regiones del país se los puede encontrar como evidentes afloraciones de agua que surgen naturalmente a alta temperatura: las aguas termales.

Pero puntualmente el aprovechamiento geotermal para la fabricación de energía está relacionado a la anomalía de calor que le brinda alta temperatura a ese sistema y que puede estar asociado a un origen volcánico o a la circulación profunda. De las dos, el sistema volcánico es el que aparece con más posibilidades de explotación, ya que los fluidos se encuentran a menor profundidad y son factibles de aprovechar con una menor inversión.

“Esta anomalía de calor hace que el sistema se caliente. Esta condición solo se puede aprovechar a través de perforaciones con las cuales se extraen esos fluidos a alta temperatura y los hacemos circular por un ducto hacia una turbina que se mueve y genera electricidad, la que luego se conecta a los sistemas de transporte eléctrico”, explica Chiodi.

 

Agostina Chiodi explica los alcances de la geotermia en la provincia de Salta.

La científica explica que “en el noroeste argentino existen sistemas geotermales asociados al arco volcánico Neógeno-Holoceno dentro del ámbito de la Puna y por otro lado, hacia el este, existen áreas con emisiones de fluidos geotermales alineadas en sentido Norte-Sur a lo largo de la Cordillera Oriental, Sierras Subandinas, Sierras Pampeanas y Llanura Chaco-Pampeana, relacionadas a circulación profunda de aguas meteóricas, en áreas de gradiente geotérmico normal o ligeramente superior al normal”. Esta explicación marca la diferencia entre las aguas termales de Rosario de la Frontera, por ejemplo, con las afloraciones en Tocomar, a 15 kilómetros al oeste de San Antonio de los Cobres.

Tanto Rosario de la Frontera como Tocomar son las dos manifestaciones geotermales sobre las cuales se hicieron más estudios en la provincia. En la primera, la profundidad del reservorio geotermal se ubica a 2500 metros con una temperatura mínima estimada del agua de 130 °C . En Tocomar, según las mediciones de Chiodi, la profundidad del reservorio se ubica entre 1000-1500 metros, con una temperatura mínima estimada de 223 °C.

De las dos, esta última es la que ofrece más posibilidades de inversión para la fabricación de energía a través de turbinas en una zona de alta demanda por la actividad minera.

“Lo que ahora falta para avanzar con esta alternativa energética es que el Estado tome toda esta información y haga las inversiones para avanzar en la exploración, confirmar la factibilidad y llamar a licitación para las inversiones del sector privado” expresó.

La cuestión ambiental

Junto a la fotovoltaica, la geotérmica se presenta como una de las posibilidades más ecológicas para obtener energía eléctrica. “Una vez que se extrae el agua o vapor de las profundidades, se vuelve a inyectar con perforaciones de reinyección esos fluidos y así nos aseguramos que ese recurso se mantenga en el tiempo. Además es una energía limpia que deja menos de un 90 % de huella de carbono que se genera a partir de los combustibles fósiles y puede ser usada de base para complementar a otras energías intermitentes que dependen de las condiciones climáticas” expresó Chiodi.

Si bien es cierto este tipo de aprovechamiento es aún incipiente, los estudios científicos están bien desarrollados y solo hacen falta los cálculos de factivilidad para la provincia. Lo más avanzado a nivel nacional sobre bases de explotación, es Copahue, en Neuquén. Allí existe una planta piloto de generación de energía geotérmica que funcionó en 1996, como estación de prueba por muy corto tiempo, pero que ahora están reactivando con licitaciones.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...