La historia de Los Redondos en Polaco Bar, inmortalizado en Salta: acá "nacía una leyenda"

El primer sábado de enero de 1978, en plena dictadura militar, se gestaba el nombre de la banda más icónica del rock nacional: Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. No muchos salteños saben que el primer show bajo ese nombre fue en el corazón de esta capital, en un bar llamado Polaco, ubicado en Dean Funes 82. Por una iniciativa de fanáticos, días atrás colocaron una placa que marca de la cuadra que marcó un antes y un después en la música nacional y que puede atraer a cientos de turistas. 

La publicidad que hoy atesoran los fanáticos de los liderados por Carlos "Indio" Solari, salió en El Tribuno: "Espectáculo en Polaco: Patricio Rey y Los Redonditos de Ricota. Jazz, música negra, rock. Canilla libre $3.000 (el sueldo mínimo era entre 30 y 40 mil pesos). Reserve tarjeta con anticipación. Hoy: 22.30 – 1.30 hs. Dean Funes 82".

La cantina era de Héctor Aleksandrowicz, hijo de polacos y nacido en Buenos Aires en 1945. El hombre, quien tuvo una intensa vida dedicada a la política y a las obras de teatro clandestinas, decidió invertir en la capital salteña muy pocos meses antes de la llegada de Los Redondos. Aunque no le fue bien desde lo económico, El Polaco fue el gran responsable del debut de la banda más convocante de la escena nacional y 44 años después de haber publicitado en este medio, El Tribuno se contactó con su hijo Benito, quien lleva años investigando sobre el arribo de Solari, Skay Beilinson, la Negra Poli y otros integrantes que viajaron en micro desde Buenos Aires hasta la capital salteña.

"Desde muy chico busqué la forma de contactarme con el Indio, Skay y con la Negra Poli, pero no tuve suerte. Siempre fue algo que me revolvió y que este homenaje salga a la luz me pone muy feliz. Hace 4 o 5 años me había dado por vencido". 

Hoy, pese a no haber tenido suerte con los protagonistas -y porque su papá falleció en el 2008-, con orgullo rescata este impulso de fanáticos, quienes se encargaron de arribar a Salta y lograr que desde la Municipalidad sea declarado de interés, para colocar la placa y un mural. "El 7 de enero de 1978, en plena dictadura militar, sobre esta cuadra en el "Bar El Polaco" nacía la leyenda de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota". Y uno de los responsables fue Fernando Casas, guionista y actor de "Una Obra Redonda", quien consideró a esta provincia como clave en el surgimiento de la banda.

El artista fue Mauro Ramos, un muralista callejero salteño, quien dijo estar "feliz por haber realizado la obra en la cuadra donde debutaron Los Redondos. Pronto vamos a hacer una movida para que toquen bandas y que sea un punto de encuentro", sostuvo a este diario.

"Lo que más rescato es el hecho de haber formado parte, indirecta o directamente de esta historia. Mi viejo, a través de brindar un espacio para el pueblo rockero de aquel entonces, para que puedan concurrir, en una provincia conservadora en dictadura militar, rompió esquemas", dijo Benito a El Tribuno.
Y agregó: "Es un mensaje que deja en el presente se puede lograr espacios, no hay que reprimir nada".

Los Redondos en Polaco Bar.

Del homenaje en sí, dijo: "Como familiar directo de mi viejo, es honor que exista este reconocimiento porque sé por todo lo que ha pasado el Polaco, por los problemas económicos y familiares que tuvo tras abrir el bar. Me siento muy contento porque es reconocerle el valor a mi viejo y suma mucho a la sociedad. Esto, además, fomenta otra masa de gente que quisiera conocer otro atractivo en Salta".

Hay varias versiones sobre el origen del nombre de Los Redondos, una banda que si bien ya había subido al escenario en otras oportunidades, era inconstante. El hijo del Polaco recordó que "mi viejo contaba que la noche previa al show durmieron en el bar o en su casa, no recordaba. Pero estaban muertos de hambre, abrieron la heladera y solo encontraron ricota. Hicieron unas bolitas, le pusieron creo que azúcar y lo llevaron al horno. Comieron, resultaron ricas y el día del evento las repartieron".

El propio Indio Solari recordó en su libro, Recuerdos que mienten un poco: “En Salta fue el verdadero debut de la banda, porque hasta ese momento no habíamos hecho más que boludear. Y suponía un bautismo de fuego: era la primera vez que íbamos a tocar delante de un público que no estaba compuesto por amigotes".

“El bar donde tocamos se llamaba ‘El Polaco’ y el concierto en sí mismo fue un desastre. Había más gente arriba del escenario que abajo. Pero de todos modos armamos la clase de quilombo que era nuestra especialidad". 

Benito Aleksandrowicz destacó: "Nací con el rock y desde mi corta edad siempre elegí al rock como género musical y especialmente el argentino. Me considero fanático y mi viejo me impulsó de muy chico. A partir de los 12 años, que murió mi viejo, esta historia me revolvió algo y siempre tuvo una gran carga emocional. Es un rasgo familiar muy importante". 

El Polaco Aleksandrowicz, Cuchi Leguizamón y Mono Villegas.

Patricio Rey y sus (los, en ese momento) Redonditos de Ricota no fue la única banda que sonó en Polaco Bar: también actuaron en diferentes momentos el Mono Villegas, quien -según el propio Polaco era el mejor pianista latinoamericano- junto al Cuchi Leguizamón, además de Dino Zaluzzi y el dúo salteño.

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...