Mantener el estatus zoosanitario

El Senasa destacó "que ejecuta acciones para sostener una condición sanitaria favorable en las producciones de aves y porcinos". Para algunas de estas, como la peste porcina clásica (PPC), el reconocimiento oficial de país libre es otorgado por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Para otras, como influenza aviar (IA), enfermedad de Newcastle (ENC), peste porcina africana (PPA) y síndrome respiratorio reproductivo porcino (PRRS), Argentina es reconocida como libre por sus principales socios comerciales a los que exporta animales vivos, material reproductivo, productos y subproductos derivados de las cadenas aviar y porcina.

"Para preservar este estatus, que nos permite mantener altos índices productivos y mercados de exportación abiertos a una gran cantidad de destinos de todo el mundo, el Programa de Sanidad Aviar y el Programa de Enfermedades de los Porcinos del Senasa implementan actividades enfocadas a la prevención y la detección temprana de estas enfermedades", subrayaron desde el organismo sanitario.

El Senasa se apoya en los dos pilares de su sistema de vigilancia epidemiológica: la vigilancia pasiva y la activa.

Vigilancia activa

Consiste en diseñar, con base estadística, un muestreo que incluye a las diferentes categorías y estratos productivos de cada especie. Las muestras (de suero, hisopados traqueales y cloacales, de tonsilas, entre otras) son recolectadas por veterinarias y veterinarios del Senasa en las granjas de todo el territorio que realizan producción comercial y familiar de huevos, carne aviar, reproductores porcinos y carne porcina.

El análisis de estas muestras se realiza en el laboratorio central del Senasa, único autorizado para hacer el diagnóstico de enfermedades ausentes en el país.

Vigilancia pasiva

Consiste en la recepción de notificaciones de mortandad o sospecha de enfermedad por parte de cualquier persona vinculada a estas actividades (productores, veterinarios privados, y responsables de granja, etc.), lo que activa la inmediata atención del caso y recolección de muestras para que, a través de pruebas de diagnóstico correspondientes, se pueda confirmar o descartar la sospecha.

Un sistema de vigilancia epidemiológica sensible y actualizado, permite al Senasa demostrar la ausencia de estas enfermedades de alto impacto productivo y comercial, y renovar anualmente la condición de país libre. Asimismo, ante el eventual ingreso al país de alguna de ellas, el sistema posibilita la detección temprana y su contención con una rápida respuesta a la emergencia.

El Senasa puntualizó que la colaboración y el compromiso de todas y todos los actores de estas cadenas agropecuarias es fundamental para el mantenimiento del estatus sanitario alcanzado por nuestro país. Y que, para notificar la sospecha de una enfermedad detectada en animales de producción, pueden utilizarse los siguientes canales:

- Oficinas del Senasa, comunicándose personalmente o por teléfono.

- App "Notificaciones Senasa", disponible en Play Store.

- Correo electrónico a notifi caciones@senasa.gob.ar.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de El Tribuno Campo

Sección Editorial

Comentá esta noticia

cargando...