Los neumáticos hacen la diferencia

El director del Instituto de Ingeniería Rural del INTA Castelar explicó que lo ideal es contar con neumáticos agrícolas radiales que optimizan la eficiencia tractiva para convertir el gasoil en esfuerzo. Si no, es posible hacer adaptaciones a los neumáticos, ajustando la presión a las condiciones del terreno. "Cuando más suelto está el suelo, la presión de inflado tiene que ser menor ya que se optimiza el consumo de combustible", dijo.

En cuanto al peso del tractor, la relación óptima está en alrededor de 50 kg por caballo de fuerza para un suelo normal. "Si el suelo es blando, tenemos que ir a más superficie ya que si los neumáticos se entierran, además del huelleo y los daños que genera para los trabajos posteriores, el equipo gasta energía en desenterrarse", describió, para luego agregar que "es como si estuviera subiendo una pendiente, lo que se conoce como rodadura, que se debe tratar de reducir al máximo".

El especialista remarcó la importancia de las capacitaciones para operarios. "El primer paso es leer el manual del equipo, después, apuntar al sentido común para usar las máquinas y potencia adecuadas para cada labor y situación", dijo, y concluyó: "En definitiva, aquel que es más eficiente utilizando la herramienta por hora es aquel que optimiza el uso del combustible".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de El Tribuno Campo

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...