Comenzó el juicio por el  sangriento crimen de  Palomo

En el Salón de Grandes Juicios de la Ciudad Judicial se desarrolló ayer por la tarde la primera jornada del juicio que se lleva adelante por el homicidio agravado a Sandra Silvia Palomo. Tras la lectura de la requisitoria fiscal de elevación a juicio se les preguntó a los cuatro imputados si iban a declarar y dijeron que no, al menos en la jornada inicial. Siguió con la ronda de testimoniales con la declaración de los familiares: su hermana, su esposo y un hijo.

En la causa, Ian Esteban Caro, Ricardo Nahuel Bonifacio, D.R.C. y H.E.C. (menores al momento del hecho) están imputados como partícipes secundarios del delito de homicidio calificado por alevosía, ensañamiento criminis causa y por mediar cuestión de género. La parte querellante, en tanto, consideró a los cuatro jóvenes coautores.

L.N.C.V. (15 años al momento del hecho), fue sobreseido por inimputabilidad. El menor había sido acusado del delito de homicidio calificado por alevosía, ensañamiento criminis causa y por mediar cuestión de género. El artículo 1 de la ley 22278 establece que el menor que no haya cumplido los 16 años no es punible. Por otro lado, el artículo 428 inciso "e" del Código Procesal Penal establece que el sobreseimiento procederá, entre otras cosas, cuando mediare una causa de inimputabilidad.

Caro y Bonifacio se encuentran detenidos con prisión preventiva en la Alcaidía. En tanto, D.R.C. y H.E.C. están alojados en la Unidad Carcelaria local. L.N.C.V. permanece a disposición del juez de Menores 1. Los jueces del tribunal son Norma Beatriz Vera (presidenta), Roberto Lezcano y Maximiliano Troyano (vocales). Las audiencias se desarrollarán hasta el 23 de junio.

El hecho

El 31 de agosto de 2019 Sandra Palomo salió a hacer compras en un supermercado de Tres Cerritos y no volvió, por lo que su hermana denunció su desaparición. La víctima había salido de su casa al mediodía en una camioneta Toyota Hilux gris plata, sin regresar hasta la tarde. Sus familiares habían intentado contactarla telefónicamente y mediante la ubicación a través de GPS, sin resultados. Su cuerpo fue encontrado el mismo día en una zona rural sobre calle Gato y Mancha, próxima al río Arenales. Se determinó luego que la causa de su deceso fue un shock hipovolémico.

Según consta en la causa, el menor L.N.C.V. interceptó a la damnificada en el estacionamiento del subsuelo del supermercado. La atacó causándole múltiples lesiones con arma blanca que habrían ocasionado su deceso. Ello, con la finalidad de apoderarse de su camioneta y de otros elementos.

A partir de la investigación fiscal se pudo establecer la ayuda posterior brindada a L.N.C.V. por Ian Esteban Caro, Ricardo Nahuel Bonifacio, D.R.C. y H.E.C.

Según la acusación, los imputados tenían conocimiento del delito que iba a cometer L.N.C.V., aguardaron su llegada y lo ayudaron a buscar un lugar propicio para descartar el cuerpo de la víctima. Previamente usaron la camioneta robada para trasladarse por distintos puntos de la ciudad.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...