Juegos Suramericanos: no hay oro que tape la desinversión en materia deportiva

Con el arranque de los Juegos Suramericanos Asunción 2022 inició un nuevo "ciclo olímpico" que tiene en el horizonte de los deportistas a los Juegos Olímpicos París 2024. Sin embargo, el presente de los representantes argentinos dejó en evidencia un retroceso en su desarrollo por el papel que están jugando en Paraguay.

Es que a mitad de calendario de la competencia, la delegación Argentina, la más numerosa que se presentó en el certamen, se encuentra en el quinto puesto del medallero. A esto se le suma que es la primera vez que se encuentra por debajo de Chile.

El Remo ha sido el caballito de batalla de nuestro país al alzarse con 14 oros, pero en las demás disciplinas se observa una marcada irregularidad e inesperadas sorpresas, como la eliminación de la selección Sub 20 de fútbol, dirigida por Javier Mascherano.

Aunque falten disputar finales favorables a nuestra delegación, no se pudo cosechar las preseas doradas que se esperaban en disciplinas como ciclismo, boxeo, atletismo y otros más.

A la hora de analizar la realidad que afronta esta delegación, no se puede deslindar culpas en los deportistas porque muchos de ellos hacen hasta lo imposible no solo para entrenar, sino también para poder subsistir y mantenerse en un nivel competitivo. Sin dudas, no es una decisión para todos la de adoptar al deporte como modo de vida.

Entonces, hay una realidad ineludible y es la de la falta de apoyo. O mejor dicho, la disminución del apoyo económico sufrida por los deportistas en estos últimos años reflejada por el medio Doble Amarilla en la previa de Asunción 2022.

La creación del ENARD a fines del 2009, tuvo como objetivo el no depender siempre de las "becas" o el dinero que el Estado Nacional le destinaba al deporte y tener otro ingreso económico genuino para financiar el desarrollo, que provenía de un decreto que correspondía al impuesto del 1% en las empresas de telefonía celular. 

En 2017, bajo la presidencia de Mauricio Macri, el ente dejó de tener esa autonomía, bajo la promesa que se aumentaría el dinero que recibirían los deportistas. Aunque esta vez los fondos saldrían del Tesoro Nacional al ser contemplado en el presupuesto.

Ese año el ENARD tuvo a disposición 700 millones de pesos. Con la nueva ley ya vigente vía presupuesto, el monto que iban a recibir en 2018 era de 900 millones (50M en dólares) y actualizable año a año, dependiendo "la tasa anual de crecimiento de los gastos primarios de la administración nacional". Es decir, casi siempre menos que la inflación. Si ya de por sí parecía algo difícil de mantener, el crecimiento del dólar en nuestro país hizo "estallar" y desvalorizar cualquier partida presupuestaria.

El último presupuesto aprobado formalmente se dio en 2021 y remendado para 2022 vía decretos por la negativa de la Oposición, tuvo como inversión para el ENARD, 1300 millones de pesos (15M de dólares). Es decir, una tercera parte de lo que se recibía en 2018.

Esta diferencia se ve en la preparación de los deportistas. Cada vez son más los que necesitan generar apoyos externos para poder solventar la compra de equipamiento para desarrollar su disciplina o competir en el exterior, lo que hace que todo el contexto no sean los adecuadas para la elite mundial y hasta, a nivel sudamericano. Si bien el apoyo del ENARD continua, al igual que la Secretaría de Deportes, la diferencia cambiaria más temprano que tarde, termina haciendo mella en lo deportivo y en la preparación de los atletas. 

Por ende, cada medalla conseguida en Asunción 2022 es más por mérito del deportista que por el apoyo que recibe, porque no hay oro que tape la desinversión estatal en el deporte argentino.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...