VIDEO. "Estamos en un nivel de desorden económico de los más graves de la historia argentina"

El exministro de Hacienda de Maurcio Macri y expresidente del Banco Central diálogo con El Tribuno y analizó la difícil situación económica, política y social que atraviesa Argentina. Criticó con dureza al actual ministro de Economía, Sergio Massa, y afirmó que con su llegada se le puso "más un piso a la inflación que un techo". Además, fustigó al Gobierno nacional al considerar que nunca tuvo un rumbo "ni la capacidad" para encontrarlo.

¿Qué opinión tiene sobre la delicada situación que está atravesando el país?

Veo esta situación con mucha preocupación, tanto en lo económico como en lo político, social e institucional. Creo que ha quedado de manifiesto que no tenía ni un rumbo ni tiene la capacidad de lograr ese rumbo. Hay mucha tensión interna dentro de la coalición de gobierno, hay muchas inconsistencias incluso dentro del nuevo equipo económico. Hoy (por ayer) no enteramos que los anuncios que habían realizado sobre los aumentos de tarifa no se implementaron como dijeron. Entonces, es una gran incertidumbre, con la consecuencia habitual de los procesos de incertidumbre, que es la desconfianza en el signo monetario. La contracara de eso es la inflación. Estamos con niveles de inflación que no habíamos visto desde la última hiperinflación, y este es un mal que nos afecta a todos. Pero por supuesto afecta más a los más vulnerables y el Gobierno parece totalmente no tener ninguna respuesta a esta situación. Desde que asumió Massa le puso más un piso a la inflación que un techo. Yo creo que el Gobierno está ignorando, no puede, no quiere o no sabe reordenar la situación económica, y esto tiene muchas consecuencias. Estamos en un nivel de desorden económico de los más graves de toda la historia argentina.

¿En qué nota usted ese desorden económico?

En absolutamente todas las variables que uno quiera mirar. Tres meses seguidos de inflación del 7 por ciento, eso es algo que en el mundo ya no existe. En los 80 por lo menos teníamos compañía en América Latina, pero ahora estamos solos, salvo Venezuela. Este ritmo de inflación mata todo. Aumenta la pobreza, como lo vamos a ver en los próximos meses, nos quita la capacidad de producir, nos quita el futuro. Los argentinos han ido perdiendo su capacidad de proyectar. Hay un gobierno que primero les dijo que el mérito no sirve para nada y después saqueó el Banco Central y le quitó valor al signo monetario, y sin signo monetario no se puede proyectar absolutamente nada. Hay mucho desorden económico, mucho desorden fiscal, un aumento muy fuerte de la deuda, de la pobreza, desaparición de las reservas. Cuando uno mira el tablero económico, yo creo que pocas veces estuvimos en una situación tan desordenada como esta.

Cómo usted dice, hay muchas variables que están mal, ¿pero cuál se debería atender con urgencia?

El Gobierno necesita un plan integral.

¿Gobernaron sin un plan?

Claro, gobernaron sin un plan y se mofaron incluso de no tener un plan. Incluso el propio presidente en los primeros meses de su gestión dijo: "Yo no necesito un plan", como si una familia, un pequeño empresario o emprendedor no tuvieran un plan. Todos lo tenemos, aunque sea aproximado de como ordenar nuestras cuentas o como llegar a fin de mes. Ahora resulta que el presidente nos dijo que para manejar un país no hacía falta un plan. Bueno, esta es la consecuencia.

¿Massa tiene un plan?

Massa ratifica un poco esa idea, porque más allá de la puesta en escena, del show y todas estas cuestiones que hace Massa, lo que ofrece todas las semanas es un parche sobre un parche de la semana anterior. No hay integralidad. Los argentinos se dan cuenta que en ausencia de ese programa cada uno se protege como puede.

¿Qué variables son urgentes?

Sobre todo habría que tener un plan integral que le explique a los argentinos cuál es el estado de situación, cuáles son los sacrificios que inexorablemente hay que afrontar y no se pueden evitar y cuál es el lugar al que queremos llegar, el rumbo. Esto le falta al gobierno, le faltó en su momento al gobierno de Cambiemos también y es algo que hoy Juntos por el Cambio debería estar trabajando de manera más mancomunada para transmitirle a la sociedad que hay una alternativa. Nos vamos convenciendo de que es difícil que este Gobierno pueda mantenerse en el poder, entonces el foco comienza a cambiar hacia la oposición. Yo creo que la oposición debería estar dando más garantías, no solamente de unión, sino también de coherencia en lo programático.

O sea que la oposición debería estar trabajando en un plan de manera coordinada...

Hay varios equipos que están trabajando en su programa en torno a un candidato y me parece que lo que habría que hacer es tener un programa, independientemente de quién sea ese candidato.

Es interesante esa postura porque nunca se planteó de esa manera...

No, y yo estoy peleando para que sea así porque entiendo que la sociedad va a comprender que Juntos por el Cambio está unido cuando vean que hay un programa común. Lo que están viendo ahora es competencia entre distintos candidatos, incluso con algunas declaraciones muy fuertes cada tanto de un candidato en contra de otro que no dan ninguna tranquilidad. Me parece que no es el momento de la competencia electoral, no es el momento de poner las energías en las candidaturas sino en es el momento de poner las energías en cómo le vamos a comunicar a los argentinos que vamos a resolver estos problemas.

Los países de la región parece que tiene serios problemas políticos como nosotros, sin embargo tienen economías robustas que no son afectadas por esas cuestiones ¿Por qué acá afecta tanto a la economía la discusión política?

Porque en los países de la región hay cosas que no se discuten. El ejemplo de Brasil es muy interesante, porque hace relativamente poco decretó la independencia del Banco Central y fue uno de los más agresivos del mundo en subir la tasa de interés para controlar la inflación. Eso lo hizo en el medio de una campaña electoral muy intensa y creo que eso ayudó a Bolsonaro porque bajó la inflación y mejoró la situación económica de cara a la elección. Hay cosas que en Brasil, Chile, Perú, que la política no discute. En Argentina se discute todo. Hay esta cosa de adanismo político e incapacidad de dialogar con el otro. Entonces ¿por qué influye tanto la política?, porque ese esquema de rediscutir todo que tienen los políticos argentinos se transmite a la sociedad y lo que recibe es una falta de rumbo. Entonces, hasta que no haya un acuerdo político suficientemente amplio en torno a algunas políticas de Estado va a ser difícil sacar a la Argentina.

Cuando ustedes fueron gobierno intentaron hacer ese acuerdo ¿Qué pasó que no pudieron?

Intentamos al principio pero después hubo un poco de fatiga de diálogo y lamentablemente se perdió esa oportunidad. Se perdió al inicio del gobierno de Macri, cuando era ministro de Economía, y se perdió inmediatamente después de las elecciones de medio término, cuando fue un gran triunfo electoral de Cambiemos y en vez de aprovechar y convocar a la oposición más razonable y racional se creyó que había Macri para siempre. Entonces esto también es una enseñanza. Cuando vemos los distintos países que han logrado el desarrollo es por la generosidad del político que ostenta el poder de convocar a que los beneficios sean compartidos.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...