El Nobel de Física y el inicio de una nueva era en tecnología cuántica

El francés Alain Aspect, el estadounidense John F. Clauser y el austríaco Anton Zeilingier fueron distinguidos con el Nobel de Física por sus trabajos pioneros que han sentado las bases de una nueva era para la tecnología cuántica, que abarca ordenadores, redes y comunicación encriptada segura.

Los hallazgos de los galardonados han permitido por ejemplo la primera transmisión de larga distancia de un mensaje completamente seguro, videollamadas encriptadas cuánticamente o el lanzamiento de satélites de comunicación cuántica.

Esta tecnología podría ser utilizada también por entidades financieras, gobiernos o instituciones en un futuro cercano para intercambiar datos de forma absolutamente segura.

El fallo difundido por la Real Academia de las Ciencias sueca motiva el premio "por los experimentos con fotones entrelazados, estableciendo la violación de las desigualdades de Bell y liderando la ciencia de la información cuántica".

Muchas aplicaciones en ese campo descasan en cómo la mecánica cuántica permite a dos o más partículas existir en estado compartido, independientemente de lo lejos que estén unas de otras, lo que se conoce como entrelazamiento cuántico.

El entrelazamiento ha sido uno de los elementos más debatidos de la mecánica cuántica desde que su teoría fue formulada: lo que Albert Einstein calificó de "escalofriante acción a distancia" y el rasgo más importante de esa rama de la física para Erwin Schrödinger.

La cuestión durante mucho tiempo fue si esa correlación ocurría porque las partículas en un par entrelazado contienen variables ocultas, instrucciones que les dicen qué resultado dar en un experimento.

Zeilinger, nacido en Austria en 1945, fue el primero en realizar en 1997 experimentos de teletransportación cuántica, demostrando que es posible mover un estado cuántico de una partícula a otra a distancia. Una vez probado esto, el siguiente paso era usar dos pares de partículas entrelazadas: si una partícula de cada par se junta de una forma concreta, las partículas no afectadas pueden entrelazarse a pesar de no haber estado nunca en contacto, como demostraron un año después Zeilinger y su equipo de investigación.

"Queda cada vez más claro que está emergiendo un nuevo tipo de tecnología cuántica. El trabajo de los laureados con estados entrelazados es de gran importancia, incluso más allá de cuestiones fundamentales sobre la interpretación de la mecánica cuántica", dijo el presidente del Comité Nobel de Física, Anders Irbäck.

Clauser, Aspect y Zeilinger suceden en el palmarés del premio al japonés Syukuro Manabe, el alemán Klaus Hasselmann y el italiano Giorgio Parisi, distinguidos en 2021 por sus "contribuciones pioneras sobre complejos sistemas físicos".

Los tres compartirán los 882.000 dólares con los que está dotado el galardón.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...