Causa Vialidad: la defensa de Báez refutó a los fiscales

La defensa del empresario Lázaro Báez desmintió a la fiscalía que pidió 12 años de prisión para él en el juicio que investiga si hubo direccionamientos en la obra pública en la provincia de Santa Cruz entre 2003 y 2015.

El abogado Juan Martín Villanueva dedicó la primera jornada de su alegato a refutar las "mentiras" y "afirmaciones temerarias" de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola y, especialmente, a descalificar el peritaje de los ingenieros propuestos por la fiscalía, Pablo Bona y Roberto Panizza.

Tras describir con detalles los errores técnicos que cometieron cada uno, y las omisiones y supuestas falsedades de sus informes, el abogado defensor recordó que Bona "tiene una enemistad manifiesta con Lázaro Báez y con el peronismo".

Además, subrayo que Panizza "no tenía experiencia" en peritajes viajes y "fue la primera vez que hizo uno" en la causa Vialidad.

Pero refutó que parte de esa tarea la realizó "durante unas vacaciones en la Patagonia", en las que tomó contacto tras "recorrer 800 kilómetros de una punta a la otra de la provincia" para las obras que iba a tener que peritar".

Lo hizo –añadió el abogado- "sin control" de las otras partes y con otro perito que, además, es un director del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires".

Además, denunció que "lo hizo sin ningún instrumento de medición y fueron mediciones a ojo, sin siquiera una regla".

Villanueva anunció que al final de su alegato pedirá que los peritos sean investigados por "malicia y falso testimonio agravado" en perjuicio de Lázaro Báez y el resto de los imputados.

"La pericia con la que quisieron sostener un perjuicio para el Estado no tiene la más mínima seriedad ni sustento científico", insistió.

Villanueva negó que Báez fuera "un cajero de banco que de la noche a la mañana se convirtió en empresario de la construcción", tal como afirmaron los fiscales.

En ese sentido, recordó que Báez ingresó como cajero en el Banco Nación en 1974 y llegó a ser el gerente general del Banco de Santa Cruz hasta que se retiró a finales de los 90 para iniciar un emprendimiento en el rubro de la construcción.

Así, Villanueva desmintió también que Báez no tuviera experiencia previa a 2003 en el rubro de la obra pública, pues exhibió documentación que muestra que desde el año 2000 tenía una empresa que "ofertaba siempre el precio más bajo" en las licitaciones provinciales.

La constitución

La defensa de Báez reprochó a los fiscales haber falseado la fecha de constitución de Austral Construcciones: los fiscales indicaron que fue el 8 de mayo de 2003, cuando Néstor Kirchner se perfilaba para ser presidente de la Nación.

Villanueva mostró el acta de constitución de la empresa Austral, que corresponde al 8 de abril, y advirtió que las elecciones nacionales de ese año tuvieron lugar el 27 de abril, es decir que se formó antes de que se supiera el resultado de la primera vuelta electoral, cuando Néstor Kirchner no aparecía como favorito para ganar.

"Atacar a la gestión"

La defensa de Lázaro Báez afirmó que se acusó al empresario para "atacar" la gestión "del partido más importante de la Argentina" y advirtió que la "verdadera defraudación" con la obra pública se cometió desde diciembre de 2015.

"Con intención política se utilizaría a Báez como una forma de atacar la gestión del partido más importante de la Argentina", sostuvo Villanueva y anticipó que demostrará que Báez es "inocente", que su intención fue "apostar por el país" y que los fiscales Luciani y Mola tergiversaron pruebas y "falsearon" declaraciones. "Vamos a demostrar que todo lo que hizo Báez fue legal y conveniente para el Estado nacional", agregó.

"La verdadera defraudación fue la que cometieron funcionarios públicos desde diciembre de 2015 en adelante, que echaron por tierra todo el trabajo de 12 años de democracia", en materia de obra pública, cuestionó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...