"El humor no tiene límites, lo que tiene son consecuencias"

Esta noche, a las 20, Pedro Savorido y Miguel Rep darán la conferencia “Charlas dibujadas”, en el teatro de la Usina Cultural (España y Juramento). Si bien van a hacer la presentación en simultáneo de varios libros, “Diego nacido para molestar” y “Evita nacida para molestar”, de Rep; “Una historia del peronismo” y “Una historia del conurbano”, de Savorido; en específico se referirán a los temas que emanan de esos textos: el conurbano bonaerense, el peronismo, Diego Armando Maradona, Evita, The Beatles, etc.

El público podrá ser partícipe de una dinámica en la que Rep ilustrará y esas imágenes se irán proyectando en pantalla, mientras Savorido se presta al diálogo.

Miguel Repiso es dibujante, caricaturista, historietista y humorista gráfico autodidacta argentino. Realizó colaboraciones para los diarios El País y La Vanguardia, El Tiempo de Colombia, El Telégrafo de Ecuador; Revista Veintitrés de Argentina y Página 12.

Savorido es escritor, guionista, productor y director de radio, teatro, cine y televisión argentino. Con una larga trayectoria, ha adquirido popularidad y reconocimiento trabajando junto al actor, comediante y guionista Diego Capusotto y antes que eso porque escribió los monólogos de Tato Bores. Minutos antes de entrar a un evento, Savorido respondió a algunas preguntas de este medio.

Creador de personajes como Miky Vainilla, Bombita Rodríguez y Violencia Rivas, consultado acerca de cómo le llegan las ideas, entre la observación de ciertos fenómenos, la asociación de varias representaciones mentales, la experiencia en distintos casos, señaló que estas le surgen “jugando, combinando distintas cosas hasta que parece que algo es nuevo cuando en realidad es la combinación de cosas preexistentes”. En esta recreación propia entonces, “cualquier personaje puede ser un poco el reflejo de algo cotidiano con algo que vos jugás”, indicó.

Mientras que sobre las formas caprichosas que asume la creatividad expresó: “Siempre es jugar y trabajar con distintos elementos en cualquier rubro, sea gastronomía, sea odontología y otros. Siempre se crean cosas nuevas a partir de cosas preexistentes. Sí, incorporando cosas a ese mundo, materiales, formas estilos de trabajo. A partir de ellos es que aparecen los personajes sí, a partir de ese juego”.
A la luz del cuidado en las formas y contenidos de la comunicación que supusieron avances sociales y de derechos, la perspectiva de género y el fenómeno de la cultura de la cancelación, opinó sobre si ha visto limitado su humor. “Cada uno sabe sobre lo que puede o no hacer humor. El humor no tiene límites, lo que tiene son consecuencias. Yo puedo hacer el chiste que quiera y se podrá ofender a alguien, otro se enojará; pero quién tiene razón o no es otro tema. No se trata de tener la razón, sino de que uno también puede hacer un chiste y lastimar a alguna persona sin querer. De hecho, pasa en la vida cotidiana. Uno se pone a hacer un chiste y una persona de allá se siente molesta y alguien dice: ‘Bueno, lo dicen broma’. Es decir, el humor, como cualquier otro elemento de la vida, necesita su oportunidad y su medida para que no termine lastimando a alguien”. Y para ahondar en la reflexión de que no se puede perder de vista que habrá hechos derivados o que resultan inevitables y forzosos de otros, expresó: “En la dictadura también podías hacer lo que quisieras, el tema es qué pasaba después. Hoy es lo mismo. Hay muchas cosas hoy con las que se pueden hacer chistes como la iglesia o los militares y que en esa época no se podía. Estas son cosas sociales, que (desde algún sector) dicen: ‘Bueno, basta de hacer humor con esto, porque nos duele’ y no está mal pedirle a alguien que pare cuando algo duele, porque se puede entrar a la discusión, abrir el diálogo. Es lícito o no, pero ahí ya empieza el marco de lo legal para dirimir eso”.

En una nota que concedió a otro medio en 2021 Savorido señaló que le costaba definirse como peronista, porque “sería un honor demasiado grande”. Mientras que, consintió en afirmarse como “un tipo bastante peronista, con una formación católica, de izquierda, medio tercermundista, medio comunista, medio hippie”. ¿La grieta lo impulsa a no consumir contenido antiperonista? “Para mí la gente no se divide en peronista y antiperonista, cuando es un momento de alguien. (Jorge Luis) Borges era antiperonista y era un capo total. El problema es si alguien es horrible o no, si es bueno o malo, no implica ser peronista o antiperonista. Cómo no voy a leer a Borges o escuchar a Pizzola, que creo que no era muy peronista, aunque nunca me importó saberlo la verdad. Digamos que son instancias distintas. Uno puede tener más o menos simpatía, como cuando si vos te fueras a Bélgica y te encontrás con alguien de Salta. Te ponés a conversar con él porque es del mismo lugar que vos, pero te resulta un plomo. Hay cosas que te unen o pueden supuestamente acercarte un poco más, pero no las decisivas cuando se trata de algo artístico”.

El cantante de música pop Miky Vainilla, hijo ficcional de Savorido y que en las entrevistas que este le hace termina por desvendar su pensamiento xenófobo y fascista entre líneas de sus razonamientos absurdos, aunque nacido en 2008 cobra vigencia en funcionarios como Jair Bolsonaro y algunos otros. La sátira del estereotipo elitista que asumiendo una supuesta superioridad expresa su desprecio hacia los que considera inferiores coquetea con la realidad.

Para Savorido “siempre están y nunca se fueron. Tendrán más o menos intensidad o el contexto cultural permitirá que aparezcan más o menos, porque están dentro de aquello que es la libertad de expresión y que tiene sus daños colaterales también… No todo lo que escuchamos puede ser que nos guste, pero más allá de los dichos, el problema está en cuando los dichos se vuelven hechos”.

Cinco consejos

Junto al Fondo Nacional de las Artes, Savorido ha brindado charlas de capacitación sobre escritura creativa. Al pedírsele cinco consejos que suele darles a quienes están interesados en escribir y en ser creativos, su espíritu se anima: “¿Cinco consejos? ¡Es un montón!” y promete: “Pero vamos, lo voy a intentar”.
He aquí su respuesta:
1) Animarse y no andar pensando qué van a decir los demás de lo que uno hace. Perder la inhibición.

2) No parar de producir. No pensar antes de escribir, sino escribir, producir mucho. Las cosas buenas aparecen después de que uno hace muchas cosas.
3) Buscar aliados, gente que esté en la misma búsqueda que uno, que tenga ganas de escribir. No compartir las cosas con gente que a veces es un megapsicópata y a uno lo desalienta.
4) No estar siempre pensando una idea. Escribir cualquier cosa todos los días y esperar a que surjan las ideas que son buenas. No estar pensando siempre en que va a hacer la gran obra, va a hacer muchas obras y va a escribir muchísimo la persona, así es que hoy lo que va a estar más o menos mañana va a estar mejor.

5) Disfrutarlo, que no quiere decir estar riéndose a medida que uno escribe, sino suspender el mundo en ese momento, encontrar el lugar para que la escritura, lo que uno haga en ese momento tenga exclusividad, parar el mundo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...