Crimen de Jimena Salas: La Fiscalía insiste con que hay más pruebas

El procurador general de la Provincia, Pedro García Castiella, salió ayer a confirmar la coincidencia de uno de los ADN recuperados en la escena del crimen de Jimena Salas, ocurrido en 2017 en Vaqueros, con el perfil de uno de los tres detenidos. No obstante, no especificó a quien corresponde este cotejo; si a uno de los hermanos Damián o Guillermo Saavedra, o al primo de ellos, Javier Saavedra, quien sería el principal implicado. Remarcó que existe la reserva de actuaciones.

El Tribuno, por cierto, publicó en la edición de ayer que la prueba preliminar del perfil había dado positivo para Javier "Chino" Saavedra (33), quien fue detenido en Santa Victoria Este, el 20 de septiembre pasado.

En la conferencia de prensa el procurador remarcó que además de la prueba genética producida "obran otros elementos probatorios obtenidos en esta nueva etapa de la investigación".

"Hay mucha información más que se va a agregar al perfil genético, como los elementos secuestrados en los allanamientos", adelantó.

No dio grandes detalles de los procedimientos, pero se refirió a los seis allanamientos simultáneos en el norte de la provincia y en el barrio Parque Belgrano. Insistió en que rige una reserva de actuaciones. "Estamos en una investigación que está en pleno avance, con un importante desarrollo. Se tienen que procesar todos los elementos probatorios que se han reunido. Lejos estamos de querer anunciar que hay una cuestión concluida, que hay un responsable, sería un tremendo desacierto", advirtió García Castiella. "No hay posibilidad de extravío de pruebas o manipulación de evidencia", apuntó durante la conferencia que se realizó en la Ciudad Judicial, pasada las 15.

Desde que se hizo pública está línea de investigación, fuentes consultadas señalaron que se habrían secuestrados elementos, como ropa, que complicarían al Chino Saavedra.

En la etapa inicial se logró recuperar una imagen del celular de Salas tomada antes de ser asesinada. Allí se observa a un hombre (no se le tomó el rostro) con un perro, y también aparece con el can en otra imagen que capturó una vecina, días antes.

La ropa, la correa del perro, un llavero del Club Gimnasia y Tiro y una mochila serían algunos de los elementos determinantes. El 22 de septiembre El Tribuno publicó que en la foto que tomó una testigo, según indicaron fuentes cercanas a la investigación, el acusado tenía un buzo con mangas largas, de color negro, en pleno verano, con el aparente fin de ocultar sus tatuajes. En la foto que tomó Salas, no obstante, se lo vio con una camisa celeste.

Tras el crimen de Salas, en la investigación se encontraron dos muestras de sangre en el lugar del hecho, indentificadas como H1 y H2. La primera quedó de un sangrado intenso y esa es la que coincide en este cotejo preliminar con uno de los detenidos. "Se trata de la muestra identificada como H1 en la investigación", reforzó Castiella.

En la conferencia de ayer el procurador dijo que "en este tiempo se han escuchado una gran cantidad de especulaciones. Pero nosotros, en especial la Unidad Fiscal, decidimos no salir a decir nada para que la investigación llegue a buen puerto. Hoy que se ha logrado este avance, salimos a decir los resultados de una investigación de cuatro meses, porque consideramos que es un derecho de los ciudadanos el estar informados y es nuestra obligación".

"Hasta ahora, se escucharon especulaciones"

Rodeado de sus principales fiscales, el procurador Pedro García Castiella fue prudente en la conferencia de prensa, amparado en la reserva de actuaciones por el caso de Jimena Salas, asesinada el 27 de enero de 2017. Ayer ponderó los avances y a los investigadores, e informó que la pesquisa llevó más de cuatro meses en el más absoluto secreto.

El procurador remarcó la necesidad de salir a exponer una voz oficial "porque de aquel momento hasta ahora se escucharon especulaciones, conjeturas, versiones, frente a la que nosotros actuamos silenciosamente y en especial la Unidad Fiscal, obligada por la reserva de las actuaciones que es una condición necesaria para llevar a buen puerto una investigación. Hay una gran cantidad de elementos que no se pueden salir a anticipar y que son necesarios preservar porque, independientemente de la demanda social o periodística en el reclamo de información, que es un derecho, también hay una derecho, una obligación y carga del Ministerio Público Fiscal de llevar adelante una investigación que oportunamente será elevada a juicio, y la ultima palabra la van a tener los señores jueces".

Señaló también: "Ante las versiones que desestiman el trabajo investigativo y señalan a los detenidos como 'perejiles', debo decir que hay preguntas en torno a estas personas que no podemos contestar en este momento porque estamos en pleno proceso de investigación, pero las acciones realizadas son impecables".

En este orden, se conoció ayer que la defensa de los Saavedra, anoticiados ya de los resultados de los cotejos de ADN, prepara una batería de testimonios para ubicar al principal sospechoso fuera de la escena del crimen, amén de hacer hincapié en que las muestras genéticas recogidas en Vaqueros en el 2017 hablan de dos perfiles genéticos emparentados entre sí por línea masculina, descartando -padre/hijo; abuelo/nieto- porque así lo afirmó la perito del CIF en el 2017 en el expediente.

El cotejo dio negativo para los otros dos hermanos, es decir que habría otra persona que dejó sus huellas genéticas en la escena del crimen (hombre 2), y esta tendría que estar emparentada sí o sí por línea masculina paterna con la persona que dio con el ADN positivo, que no puede ser ninguno de los otros que dieron negativo.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...