Cuba se convirtió en el primer país del mundo en eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH y la sífilis, meta que validó la Organización Mundial de la Salud (OMS) y fue celebrada por los países de la región y del mundo que trabajan para que haya cada vez más niños libres de esas enfermedades al nacer.
La transmisión vertical -madre a hijo- se considera eliminada cuando las tasas son llevadas a niveles tan bajos que dejan de ser consideradas un problema de salud pública, lo que para el VIH implica menos de 2 de cada 100 bebés nacidos de mujeres con VIH y menos de 1 de cada 2.000 nacidos vivos de madres con sífilis.
"Cuba logró esas tasas por haber permitido el acceso temprano a la atención prenatal y a las pruebas para detectar el VIH y la sífilis tanto a las embarazadas como a sus parejas, y por haber dado tratamiento a las mujeres que dan positivo y sus bebés", señaló hoy la OMS-OPS al validar el modelo cubano.
Además, hizo posible "la sustitución de la lactancia materna y la prevención del VIH y de la sífilis antes y durante el embarazo a través del uso de preservativos y otras medidas de prevención", dice el informe.
"Todo ha sido posible por nuestro sistema social y por la voluntad política desde el más alto nivel. Eso es lo que ha permitido que un país con escasos recursos haya hecho estos logros", dijo el ministro de Salud cubano, Roberto Morales Ojeda, durante un encuentro de expertos en la sede de OPS en Washington.
La isla "está en condiciones de ayudar a otros países", afirmó Ojeda , quien calificó el logro como "hito" y lo definió como el resultado del sistema de salud "gratuito, accesible, regionalizado e integral" que adoptó su país "tras el triunfo de la revolución cubana hace más de medio siglo".
El ministro destacó "la fortaleza de la atención primaria del sistema de salud de su país", respecto a detener la transmisión vertical del VIH y de la sífilis.
Estos servicios son parte de un sistema equitativo, accesible y universal en el que los programas materno-infantil se integran con los diseñados para prevenir y tratar esas enfermedades, explicó.
Los expertos coincidieron en que el monitoreo de los bebés expuestos al VIH y la sífilis antes, durante y después del parto es uno de los pilares del modelo cubano, en un contexto de atención primaria que va de la prevención del embarazo precoz hasta las políticas antidiscriminatorias que hacen que las personas con VIH no teman acercarse a los servicios de salud.
Según la OPS, en los últimos años, "se han hecho grandes esfuerzos a nivel mundial y regional para asegurar que las mujeres con VIH reciben el tratamiento que necesitan para estar bien y evitar que sus hijos nazcan con VIH o con sífilis".
Carissa Etienne, directora de OPS, señaló durante la reunión que "todos los países de la región se comprometieron en 2010 a conseguir el logro que hoy alcanzó Cuba".

Las cifras en Latinoamérica
En América Latina y el Caribe, se estima que el número de nacidos con VIH se redujo 45 por ciento entre 2010 y 2013, cuando fueron 2.324 niños, un 78 por ciento menos que en 2001, año en que nacieron 10.700 con la infección.
El 74 por ciento de las embarazadas se realizó una prueba de VIH en 2013, el 19 por ciento más que en 2010; mientras que el índice de embarazadas con VIH bajo tratamiento antirretroviral fue del 93 por ciento, es decir 34 puntos porcentuales más en el mismo período.
La cobertura de las pruebas de detección de la sífilis en las embarazadas en América Latina y el Caribe permaneció estable, en 80 por ciento según datos de 2013, mientras que el porcentaje de mujeres tratadas varió entre el 13 y el 100 por ciento en los países que presentan datos.
Además de Cuba, seis países y territorios de las Américas estarían en condiciones de solicitar la validación de la doble eliminación de estas enfermedades a la OMS: Anguila, Barbados, Canadá, Estados Unidos, Montserrat y Puerto Rico; ocho habrían eliminado sólo la transmisión de madre a hijo del VIH y 14 habrían eliminado solo la transmisión de la sífilis congénita, según el informe de OPS.
Ambas infecciones, que comparten formas de transmisión, se pueden diagnosticar mediante métodos simples y su tratamiento tiene un impacto muy significativo sobre la transmisión materno-infantil.
La transmisión vertical del VIH en América Latina y el Caribe alcanza el 5 por ciento, precisó Mássimo Ghidinelli, director de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), quien expresó su deseo de que el logro de Cuba se convierta en "un impulso que beneficie al resto de los países de la región".
En tanto, el descenso de casos nuevos de VIH pediátrico con respecto a 2010 fue mayor en el Caribe (72 por ciento), que en América Latina (22).

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...