Está feliz y fuera de peligro. Comiendo su alimento preferido y tomando mucha agua.


Con gran responsabilidad y mucha paciencia, los agentes pertenecientes al cuartel Central de Bomberos 822,  lograron ayudar a un felino a bajar de un árbol. El hecho ocurrió esta tarde, en barrio Cuyaya, sobre avenida Marconi. El animal llamado Ojito, estuvo cuatro días atrapado entre las ramas.  
Tras dos intententos fallidos, llevado a cabo ayer, finalmente hoy Ojito logró descender de más de 7 metros de altura y cobijarse en los brazos de su madre humana, Patricia Cejas García. 

Vecinos del barrio capitalino vivieron con dramatismo el rescate del felino, de pelaje gris, que quedó atrapado en lo más alto del árbol desde el pasado domingo.

Cuando transeúntes circulaban por esa avenida escucharon maullidos y se dieron con que se trataba de este pobre "peludito".  Tal es así que intentaron bajarlo de varias maneras, llamándolo "gatito, gatito", llevándole comida y hasta esperando horas y horas hasta que el gato decida descender. Pero con el paso de los días, Ojito, impulsado por el miedo y angustia, empezó a trepar el árbol hasta ubicarse aproximadamente a más de 7 metros de altura. Finalmente hoy, volvió el cuartel de bomberos y pudo rescatarlo. 


Los hombres debieron desplegar una escalera y trabajar con mucha precaución para poder bajarlo y evitar que caiga al vacío y pierda la vida.   Lo que siguió fue un rescate con éxito, ante la celebración de los vecinos que estaban alertas, especialmente de Belén Aparicio, la rescatista que dio a conocer el caso a nuestro diario y pidió ayuda desde el primer momento. 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...