Como combinar el frío y la alimentación saludable

Es inevitable que el invierno influya en la alimentación. Con las bajas temperaturas disminuye el consumo de frutas y agua y toman protagonismo platos como estofados y guisos que aportan más calorías a la dieta, factor que puede resultar perjudicial si se tiene sobrepeso u obesidad.

Al respecto, el nutricionista deportivo y antropometrista Isak, Walter Villegas explicó que no es necesario renunciar a las comidas tradicionales del invierno sino que la clave está en la combinación adecuada de alimentos y en su correcta preparación. Sin embargo, puso especial atención en preparaciones como empanadas, pizzas y locro que por su composición no resulta conveniente consumirlas en grandes cantidades.

Explicó que el primer factor que debe tener en cuenta es en qué situación se está respecto a lo nutricional, es decir, si se tiene sobrepeso, obesidad o una vida muy sedentaria ya que para estos casos lo conveniente es elegir alimentos que tengan pocas calorías pero que mantengan la temperatura acorde a la estación que estamos transcurriendo.

Sobre qué tipo de alimentos son recomendables consumir durante el invierno se refirió a las "frutas y vegetales de estación que, además de tener un precio más accesible, no es casualidad que sean ricos en los principios nutritivos que más nos hacen falta en esta época sobre todo porque estamos expuestos a enfermedades propias del frío como la gripe".

Tal es el caso de la espinaca, el brócoli, la cebolla, el ajo y el zapallo que son vegetales que tienen mucho betacaroteno, calcio, magnesio y hierro.

WALTER VILLEGAS

Lo mismo ocurre con las frutas como la manzana, la pera, el durazno y sobre todo la naranja y cítricos en general que son una excelente fuente de vitaminas y minerales. "La naranja tiene vitamina C que se complementa muy bien con el hierro presente en vegetales como la espinaca. El hierro es un mineral esencial, no solamente para la respiración porque forma parte de los glóbulos rojos, sino para un montón de otros procesos que nos proveen energía y mejoran las defensas del cuerpo", explicó el también docente terciario.

Y como el hierro de la espinaca y el de las lentejas se absorbe mejor cuando está en presencia de vitaminas C es que es muy importante combinar los almuerzos con estos ingredientes con jugo de naranja o limonada.

Otros minerales clave para una alimentación saludable son el magnesio que está también presente en la espinaca y que se puede consumir en licuados o comidas. El magnesio es un mineral que está muy escaso en la alimentación y que es fundamental para la contracción muscular y para el estado general del intestino.

El calcio, por su parte, una buena forma de complementarlo en la alimentación es agregando semillas de sésamo que son un excelente fuente de calcio al igual que las almendras que pueden incorporarse a través del jugo de almendras, un excelente opción para las personas que intolerantes a la lactosa.

Por último, indicó que también es importante incorporar fibras, como las semillas de chía que aportan una dosis importante de Omega 3, un antioxidante en auge por los efectos beneficiosos que tiene sobre el corazón y las arterias. Y las semillas de lino que tiene una fibra que ayuda a regular el tránsito intestinal aportando sobre todo calidad de vida evitando la constipación.

En cuanto al tipo de preparación sugirió "las preparaciones cocidas porque somos seres homeotermos, es decir que tenemos una temperatura constante. En consecuencia, los líquidos calientes como las sopas y las infusiones ayudan a mantener la temperatura corporal porque al ingerirlos cuando llegan al estómago éste funciona como una especie de radiador trasmitiendo el calor del alimento y es pero eso que cuando hace frío se nos antoja tomar un café", ejemplificó.

Entre los alimentos calientes recomendados están las tartas con una sola tapa de pascualina, soufflés, tortillas, revueltos, verduras al horno, sopas, etc pero siempre y cuando teniendo en cuenta las cantidades de los ingredientes que tienen mayor cantidad de almidón como el arroz, fideos, papas y choclos para no sumar demasiadas calorías.

En esta línea, Walter Villegas destacó que es común pensar que los guisos son comidas sencillas pero en realidad desde lo nutricional son un menú muy bueno porque combinan en un solo plato un montón de nutrientes. Es que lleva verduras, carne, cereales, legumbres, condimentos, etc que son ingredientes que generan concentración de muchos nutrientes convirtiendo a los guisos en uno de los alimentos más completos que hay, al igual que las sopas.

En conclusión "no es necesario renunciar a las comidas tradicionales del invierno como los guisos y estofados que regulan nuestra temperatura corporal sino que debemos intentar que en la preparación haya más vegetales, proteína animal y muy poco cereal. Aunque hay contadas excepciones como las empanadas, pizzas y el locro que no sólo suma muchas calorías sino que también muchas grasas y suele representar un aporte calórico muy importante".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...