Sin avances para detener el cambio climático global

Hace aproximadamente 65 años no había un conocimiento real sobre el origen del calentamiento global y comenzaron con las mediciones de los gases que provocan el calentamiento global, particularmente gas denominado dióxido de carbono. Con estas investigaciones se determinó que la quema de combustibles fósiles como carbón, petróleo, gas natural y actividad industrial en la producción de artículos requeridos por la humanidad como cemento, hierro, acero, electrónica, plásticos, prendas de vestir, alimentos y otros bienes elevan la cantidad de dióxido de carbono. En esta situación, también era necesario saber otras fuentes generadoras de gases formadoras de efecto invernadero y se descubrió que la agricultura y ganadería liberan grandes cantidades de metano y óxido nitroso, dos potentes gases de efecto invernadero. El metano es producido por el ganado durante la digestión, también puede ser liberado por el excremento y los residuos orgánicos depositados en los vertederos. Las emisiones de óxido nitroso son un producto indirecto de los fertilizantes nitrogenados orgánicos y minerales aplicados en la agricultura.

Los volcanes del mundo emiten gases de efecto invernadero, aparentemente en cantidades impresionantes, sin embargo se comprobó que aportan aproximadamente 200 millones de toneladas contra 24.000 millones de toneladas generadas por la actividad humana.

Como consecuencia de la preocupación mundial sobre el Cambio Climático Global, en el año 1994 se creó la Conferencia de las partes (COP) que es la Cumbre Anual que realiza la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc) donde se reúnen los 196 países y la Unión Europea. La COP se reúne una vez por año para tomar decisiones por consenso. En 1997, (COP3) conocido como el "protocolo de Kioto", se acordó reducir en 5% las emisiones gaseosas contaminantes de los países y en 2015 (COP21), se suscribió el "Acuerdo de París" que estableció disminuir la temperatura media a nivel global a no más de 2°C al año 2100, preferiblemente a 1,5 °C, el acuerdo contempla muchos aspectos que servirían para evitar el calentamiento global.

Lamentablemente no se avanzó demasiado, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) advierte que este nivel puede alcanzarse en los próximos 15 años si no se abordan las causas del calentamiento global.

Según otras investigaciones, actualmente la temperatura en los continentes sería de 1,6 grados, en los océanos 0,9 grados, por lo tanto el promedio general habría pasado los 1,5 grados centígrados. En el sur de Europa, habría superado los 2 grados. En consecuencia, ya estaríamos pasando el nivel de temperatura prevista para el futuro.

Según un mapa de distribución de países, demuestra que los países desarrollados son los que más contaminan con la producción de gases de efecto invernadero y lamentablemente son los que no definen medidas de acción concretas para minimizar la contaminación mundial, porque el cambio climático no afecta solo a las regiones industriales, el fenómeno llega a todos los rincones del planeta y afecta con mayor rigor a los países subdesarrollados o en desarrollo porque, entre otras cuestiones, no tienen capacidad económica para afrontar los efectos del cambio climático. En el mes de noviembre del presente año, se realizó la Asamblea de la COP27 en Egipto y después de abordar las problemáticas del Cambio climático se acordó la creación de un fondo de ayuda para las naciones en vías de desarrollo, pero el problema es que no hay precisiones en los detalles, por lo tanto, no es posible iniciar ninguna acción concreta. Finalmente, continuamos con un futuro incierto para todo el planeta Tierra.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...